logotype
logotype
RECUPERAR NUESTRA TRADICIÓN: EL ESPARTO
José Luis Pérez
Profesor I.E.S. ALFONSO ESCAMEZ

Desde la fundación de Águilas a mediados del siglo XVIII, en que contaba con apenas doscientos habitantes y hasta el ecuador del siglo XIX, el esparto había sido la baseTRABAJANDO EL ESPARTO fundamental del desarrollo económico de la población.

Esta actividad continuó desarrollándose en menor escala hasta la década de los 60, pasando a ser posteriormente una labor puramente artesanal que hoy en día cultivan con cariño un número muy reducido de nuestros mayores.Sin duda, una actividad tan compleja y, a su vez metódica, que ha inundado las vidas de los aguileños desde sus orígenes, merece una atención muy especial, ya que no podemos olvidar que el esparto es inherente a Águilas: forma parte de su historia y de su cultura.

Pleita (Juan José Sánchez Escarabajal

Colmena( Vicente Calvo Sánchez Esparteñas hombre(Virginio Navarro Soto )

Por ello, es meritorio el hecho de que aún hoy, además de tener la fortuna de poder admirar el trabajo de ese pequeño grupo de artesanos, contemos también con el implacable entusiasmo con que el fotógrafo e investigador, Juan Hernández, acomete un ambicioso proyecto desde hace varios años para que, a través de la fotografía y en pleno contacto con trabajos elaborados con esparto, se pueda rescatar del olvido parte de nuestra historia reciente.

Paso a paso, este innovador artista ha ido tejiendo una especial estructura fotográfica encaminada a mostrar aquellos valores que forman parte esencial de la cultura y la economía de Águilas. Con cuarenta y tres fotografías, noventa piezas originales de esparto y una extensa información bibliográfica y documental, esta muestra ha sido visitada por cuatro mil personas en distintos lugares de la geografía española, como Murcia, Almería o Barcelona. Sabe ofrecernos una exposición absolutamente interactiva que se convierte en un auténtico trabajo de investigación (búsqueda, entrevistas y vida de los artesanos, análisis de las piezas, estudio fotográfico y documental, montaje del material...) digno de ser admirado y reconocido. Realmente nos encontramos ante una muestra fotográfica de incesante calidez y bellísimas imágenes acompañada de esmeradas piezas de esparto realizadas manualmente y que serían dignas de estar expuestas en un futuro “Museo del Esparto”, un museo que podría ofrecer a jóvenes y mayores la posibilidad de participar en talleres de esparto, consolidando con ello una actividad cultural de reconocida importancia.

Su pasión por la fotografía le ha llevado a realizar con éxito numerosas exposiciones fotográficas en diversos lugares de nuestro país, ganándose además el cariño de la juventud aguileña al contribuir de forma pionera y con gran entusiasmo a la formación de su educación vial. Este creativo y polifacético artista se ve acompañado, además, de un talante humano excepcional y, es posible, que éste sea el motivo por el que aporte a la sociedad tan relevante legado que contribuye, sin lugar a dudas, a valorar y afianzar verazmente nuestra herencia cultural.