logotype
logotype
Historia del Esparto : CAPÍTULO I PDF Imprimir E-mail

El primer libro que trató con extensión en un aspecto técnico dimagenel esparto fue “Tratado instructivo y práctico sobre el arte de la tintura”, publicado por Blas Román e n 1778. Su autor era Luís Fernández, maestro tintorero de Toledo, Director de la Real Academia Madrileña de los cinco Gremios Mayores y Visitador de los Tintes de Valencia. En los capítulos IX, X, XI, XII, XIII de este libro trata de la tintura del esparto.


Otro autor español que se ocupó del esparto fue Cavarilles (1795 y 1797) en su obra “Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, etc.”. También habla del laboreo y de la industrialización de la planta.

No es la Agricultura la única causa de esta transformación; la principal ha sido la fabricación del esparto, industria que da ocupación a niños o mujeres, a los ancianos que consumieron su vida cultivando los campos y a unos brazos robustos, cuando la tierra no los necesita o el campo pone obstáculos a sus tareas agrarias. Cada dos personas hacen al día una pieza de “pleita” que tiene de 36 a 40 varas/ y ganan 12 reales de vellón. Esta sola rama de la industria produce al año más de 300.000 reales, debiéndose notar que no se cría esparto en todo el término y que es preciso comprarlo y traerlo de otras partes. Los empleados de este tráfico, y los que cosen la “pleita” para hacer serones, espuertas y otros utensilios, suelen ganar al año 150.000 reales; de modo que la fábrica de esparto y el comercio que se hace de sus artefactos, rinde cerca de medio millón de reales”.

Con esta industria y el consiguiente mercado sostiene una población obrera entre las que se encuentran no sólo familias enteras, sino también a personas que por su edad y condiciones físicas ya no pueden ser utilizadas en otros trabajos, siendo corrientísimo ver la estampa de un impedido, una anciana, e incluso un ciego, con los espartos en la boca, haciendo pleitas.

Flores en panojas derechas, con espiguillas uniflores, con glumas casi iguales y pelosas en la base; al conjunto de la panoja y la caña se le llama atochón, y aparece generalmente en el mes de enero. La espiga o panoja florece en abril o mayo.

Planta esteparia, que ocupa en España una superficie de más de 6000 kilómetros cuadrados, correspondientes a las seudo-estepas litoral y central y algo a la ibérica. Prefiere el esparto, dentro de las estepas, los terrenos llamados rubiales, constituidos por margas ferruginosas rojas o amarillas.

El esparto crece en las regiones más áridas y secas, desde el nivel del mar hasta los 1800 metros; en España es raramente encontrado a más de los 800 metros, variando mucho su calidad con la altitud.

Su área geográfica está comprendida en la Península en las providencias de Almería, Alicante, Albacete, Castellón, Córdoba, Cuenca, Ciudad Real, Granada, Guadalajara, Huesca, Jaén, Lérida, Madrid, Murcia, Málaga, Teruel, Toledo, Valencia y Zaragoza, y fuera de ella, por una faja casi continuar que abarca desde la costa occidental de Marruecos hasta Egipto.

Fuera de España, los espartizales más importantes son los de Argelia y Orán; el Mar de Alfa Oranés ocupa una extensión de 68000 kilómetros cuadrados.

Como de toda la planta es sólo la hoja la que se utiliza en la industria, es de ella de la que únicamente nos ocuparemos. Estas hojas contienen del 42 al 52 por 100 de celulosa y suministran fibras finas, regulares y sedosas de 1,5 milímetros de longitud y 0,12 a 0,13 milímetros de diámetro, terminadas en puntas redondeadas. El canal central, estrecho y poco aparente.

La epidermis de las hojas está formada por celulosas cuniculares dentadas y muy características, estando además provistas de pelos las de la cara interna.

Las fibras de esparto dan con el cloruro de cinc yodado una coloración azul, y con el yodo y ácido sulfúrico, una coloración amarilla; todas las demás fibras reaccionan con los citados ácidos de manera distinta.

La composición química de las hojas del esparto es variable, según las regiones y según la naturaleza del suelo. Hugo Müller da las medidas siguientes: